viernes, 3 de septiembre de 2004

astorga

Astorga era la principal ciudad del noroeste hispánico durante el Imperio Romano, (que cosas)..... capital del Convento Jurídico Astur y calificada por Plinio como Urbs Magnífica. De Astorga parte la Vía de la Plata (Iter ab Emerita Asturicam), calzada romana que la comunica con Emerita Augusta (Mérida). Astorga sufrió una cierta decadencia que se prolongó hasta el siglo XI, cuando se beneficia del auge de las peregrinaciones al sepulcro de Santiago y la consolidación de la ruta jacobea o Camino de Santiago, que pasa por la ciudad.



Llegada a Astorga una grandisima sorpresa, aunque ya sabiamos lo que habia alli, pero no es lo mismo que verlo.
Es la capital de la comarca de la Maragatería y por ella discurre el río Jerga....Provincia de Leon, para mas señas
Aproximadamente seran unos 13.000 habitantes, asi que es una ciudad totalmente manejable a pie, independientemente de donde aparquemos, aunque ahora creo ( no estoy muy puesto), que habia en proyecto un area de ac,s o algo asi.....no me agais mucho caso, de todas maneras sin problema para pernoctar al lado del rio, con sus jardines y todo.....
De compras por la plaza mayor, ya no me acuerdo lo que llevaba, fue hace 4 años, pero estoy convencido que es algo de comer......tipico de astorga.Inicialmente era un asentamiento de astures, por eso la ciudad recibió de los romanos el nombre de Asturica en el año 14 adC. Con la invasión romana, y por su posición geoestratégica, se convirtió en un importante fuerte militar. Posteriormente, el emperador Octavio Augusto le añadió a su nombre el apelativo de Augusta (Asturica Augusta). Aunque el primer astorgano existente fue Perseo, héroe antiguo de la mitología griega, también el fundador de la antigua Percia.

Destaca la Catedral de Santa María, iniciada en el siglo XIII, y un palacio episcopal diseñado por Antonio Gaudí, de estilo neogótico, que es sede del Museo de los Caminos. El Ayuntamiento es un palacio del siglo XVII con dos maragatos, de nombre Colás y Colasa, que dan las horas golpeando las campanas del reloj con unas mazas. La Iglesia de Santa Marta conserva una "celda de las emparedadas" en la que se castigaba a las mujeres de "moral extraviada".



El Palacio Episcopal de Astorga es un edificio que tiene un aire medieval, apropiado para su finalidad
Unos años antes se había producido un incendio en el palacio episcopal, que lo dejó totalmente destruido.

Ya que la ciudad no disponía de un arquitecto diocesano, el obispo Grau decidió encargar la construcción del nuevo palacio episcopal a su amigo Gaudí. La amistad entre ambos había comenzado años atrás mientras Grau fue vicario general de la archidiócesis de Tarragona e inauguró una iglesia cuyo altar Gaudí había diseñado.
Cuando Gaudí recibió el encargo de construir el palacio episcopal estaba aún muy ocupado en terminar el Palacio Güell en Barcelona, por lo que no podía desplazarse a Astorga para estudiar el terreno y el entorno del nuevo edificio.
Para no retrasar el proyecto le pidió al obispo que le enviase fotografías, dibujos y demás información del lugar, que le permitiesen comenzar a proyectar el palacio de manera que armonizase con las edificaciones de su entorno.
Una vez hubo estudiado todo el material recibido, Gaudí preparó los planos del proyecto y los envió a Astorga. Grau se sintió satisfecho e inició los trámites para obtener los permisos administrativos. Después de haberse introducido algunas modificaciones, el proyecto fue aprobado en el mes de febrero de 1889.
Unos meses después, en junio, se puso la primera piedra.
Gaudí decidió emplear en la obra obreros y albañiles catalanes que ya habían trabajado para él, a fin de que durante sus ausencias la obra continuase de forma precisa según sus ideas. Dice la leyenda que los tres enormes arcos de piedra en la entrada no pudieron ser levantados y colocados en su lugar por los obreros hasta que no llegó Gaudí y ayudó con sus propias manos.
Durante la Guerra de la Independencia, Astorga resistió un duro asedio por parte de las tropas napoleónicas que se saldó con importantes bajas para el ejército extranjero. Esta hazaña le valió a la ciudad la mención de Benemérita.
Por este y otros méritos contraídos a lo largo de historia, tiene el timbre de Ciudad Muy Noble, Leal, Benemérita, Magnífica, Augusta y Bimilenaria.


No hay comentarios: